Just in time y takt time: compromisos de calidad, plazos y costes

Just in time y takt time
800 600 Rafael de la Hera

El método justo a tiempo “‘JIT”‘(traducción del inglés Just in Time) es un sistema de organización de la producción para las fábricas, cuyo origen es japonés. La esencia de JIT es que los insumos llegan a la fábrica, o los productos al cliente, “justo a tiempo”. 

Por su parte Takt Time es un concepto relacionado con la filosofía “Lean MAnufacting”. Takt es una palabra que deriva de la alemana Taktzeit que significa “ritmo”; por tanto Takt Time se podría definir como la cadencia por la cual un producto debería ser fabricado para satisfacer la demanda del cliente.

El Takt time se emplea habitualmente en procesos de montaje que sirven a clientes externos. Si nuestro ritmo de trabajo está por debajo del requerido, entonces deberemos gastar más recursos, realizar horas extraordinarias, incluso aumentar los turnos para alcanzar la producción requerida. Ello, evidentemente, redundará negativamente en el balance económico y en la calidad de la obra. Por ello cumplimos escrupulosamente con los tiempos, pero sobre todo, para satisfacción del cliente.

Por lo tanto, Just in Time y Takt Time, dos conceptos interrelacionados basados en la correcta aplicación de la calidad, los plazos y costes del producto una empresa ofrece.

El cliente debe sentir que nos ha comprado un producto o servicio de calidad, que lo ha recibido en el plazo solicitado y que ha pagado el precio correcto.

Síguenos en:

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This